Françoise Hostalier: “Afganistán es el único país que tiene pilares democráticos en la zona”

Imagen

 Françoise Hostalier (Beauvais, 1953), antigua ministra de Educación en 1995 y diputada durante el gobierno de Nicolás Sarkozy, es una de las personas que mejor conoce la situación de Afganistán desde la intervención occidental en 2001. Como miembro de la Comisión Nacional de la Defensa y de las Fuerzas Armadas, Hostalier escribe al ex-presidente Sarkozy, en enero de 2012, el “lnforme sobre la política de ayuda y desarrollo en Afganistán y la contribución económica de Francia”. Este documento contribuye a la redacción del Tratado de Amistad y Cooperación entre Francia y Afganistán, firmado el mismo año. En el tratado, Francia se compromete a marcar un cambio en su cooperación, de tendencia militar, por una ayuda de aspecto civil. Pero, ¿y ahora qué? A pesar de los diferentes acuerdos, con la salida de las tropas internacionales el año próximo, nos seguimos preguntando cuál será el futuro de Afganistán. 

Con el retiro de las tropas de la  OTAN de Afganistán y en vísperas de nuevas elecciones, ¿qué representa el 2014 para el pueblo afgano?

Todo puede pasar en Afganistán, lo que sucederá no se puede prever. Hay quienes dicen que existe un riesgo de que regresen los talibanes e inclusive el estallido de una guerra civil. Personalmente, no lo creo. Pienso que los afganos están cansados de la guerra después de 35 años de conflicto y, por esto, lograrán manejar sus antiguos problemas: las guerras tribales y el fundamentalismo religioso.

Hay quienes consideran tres escenarios posibles :  una guerra civil, la radicalización del gobierno de Karzai o el regreso al poder de los talibanes. ¿Cuál es su opinión?

El problema es que a nosotros, los occidentales, nos falta capacidad para entender lo que es bueno para los afganos y lo que realmente quieren los afganos. Desde el momento de la intervención militar en 2001 después del atentado al Wall Trade Center en Estados Unidos  hemos querido hacer caminar al país a marchas forzadas hacia un mundo moderno. Una reconstrucción a nuestra imagen. Y creo que fue muy rápido para los afganos después de lo que habían vivido con la guerra civil, el comunismo y el gobierno talibán. Habría hecho falta intentar acompañarles a través de sus propias tradiciones hacia la modernidad. En 2014 habrá elecciones presidenciales, donde el señor Karzai no se presentará, y para las cuales la oposición está intentando organizarse. Pero nada está excluido, cualquier cosa podría pasar, como el regreso del fundamentalismo, aunque no creo que de la misma forma que en 1997.  Sabemos que en el norte, los tayikos están en proceso de rearmarse, que un cierto número de jefes de guerra también están entrenando y armando milicias, con lo que no está excluido del todo que haya un estallido de guerra civil; pero la explosión que habíamos vivido antes no creo que se repita. Yo espero que a través de un acto democrático los afganos lleguen a organizarse en las elecciones.

Según cifras publicadas por la ONU en el 2011, la producción de opio en Afganistán aumentó un 130% con respecto al 2010. Durante este periodo, las tropas de la OTAN estaban en el territorio. ¿Cómo justificaría usted este aumento?

Actualmente en Afganistán además del opio, hay hachís. Se han multiplicado las fuentes de droga. Además ahora existe una producción dentro del territorio a partir de las refinerías de opio donde se hace la morfina y la heroína, lo que antes se hacían en Pakistán o en el exterior. La cifra que has dicho reflejaría más bien la rentabilidad, aunque es verdad que se ha dado un aumento en la producción de opio. ¿Por qué? Afganistán es un mosaico de montañas con valles perdidos de muy difícil acceso. Para llegar allí, hay que ir caminando o en mula. Son sitios muy fáciles para cultivar cualquier cosa sin que nadie lo vea.  También la corrupción influye en este aumento porque hay muchas autoridades que cierran los ojos, o incluso son cómplices.

¿Cuál cree usted que sería la mejor manera de desarmar a los grupos que poseen armamento pesado?

Es una pregunta muy difícil de responder. Para desarmarlos hace falta la justicia y un estado central fuerte. El problema es que hoy la justicia no es creíble porque está corrompida o insuficientemente formada. ¿De qué le sirve a un policía arrestar a un bandido o a un mafioso si detrás no hay una justicia para juzgarle? Por esto, es difícil responder a tu pregunta, porque mientras no exista el estado de derecho, un gobierno centralizado fuerte y la seguridad, los grupos mafiosos y armados pueden hacer lo que quieran. Asimismo, la circulación de armas existe en otros escenarios, por eso es difícil de controlar. Por ejemplo, los habitantes de zonas rurales se han armado para defenderse, y en muchos casos, han sido los estadounidenses quienes los han formado.

Imagen

 

¿Cómo la comunidad internacional ha tenido en cuenta a las diferentes etnias afganas en los proyectos de desarrollo?

Mal. Es muy difícil porque en Afganistán no hay un estado-nación como lo entendemos en Europa. En Afganistán hay una repartición que ni siquiera es geográfica, formada por etnias que son completamente diferentes. Al principio buscábamos crear una armada nacional integrada por todas las etnias. A nivel de la formación, está bien hacer colaborar a las distintas etnias, pero en la práctica sigue habiendo un ejército multiétnico, una armada regional que va a defender su propio territorio. Hay más bien un favoritismo en función de su propia etnia: un soldado tayiko (del norte) no peleará por la población de Kandahar (al sur), ya que piensa que la situación no es su problema. Esta circunstancia lleva a un alto nivel de deserción dentro de la armada.

¿Soluciones?

La solución no la conozco, sin embargo pienso que una posible respuesta al problema étnico sería una repartición geográfica. Pienso que hay que volver a una armada de conscripción que podría integrar también a las mujeres. Y así todos los jóvenes, durante un año, sirvieran a su país lo que promovería un sentimiento de unidad nacional. Además con la alfabetización de los jóvenes podría consagrarse un mayor espíritu cívico. Sería menos costoso poner en marcha esta alternativa que armar el país con 340.000 hombres.

Hablamos de una sociedad donde el rol de las mujeres continúa siendo muy restringido. ¿Cómo trabaja la comunidad internacional en Afganistán para favorecer la integración social de las mujeres?

Mal. Se puede decir que hoy en día casi un 60% de las niñas tienen acceso a la escuela, pero esto no quiere decir que todas estén escolarizadas.  Aquí está el reto. Una niña puede ir a la escuela hasta los 10 ó 12 años, pero después no le es posible continuar su formación con un hombre como profesor. En este caso las niñas vuelven a su casa y se ocupan de las tareas domésticas. Su futuro es casarse.

Se ha hecho el esfuerzo de formar a profesoras mujeres para que las niñas puedan continuar yendo a la escuela. Así nos encontramos en la situación actual: construyendo escuelas sólo para mujeres. En cuanto a la formación de las profesoras, ha sido muy complicado. No es fácil porque para tener éxito en formar a las mujeres hay que sensibilizar primero a los hombres. Hace falta mucha psicología. Es necesario explicarles que es por el interés de la familia, del pueblo y de la sociedad que las mujeres tengan una formación. Va a sorprenderles lo que voy a decir: lo primero es hacerles entender que es útil que las mujeres sepan escribir, tanto para la vida cotidiana como para la educación de los niños.  No podemos empezar por decirles que las mujeres deben ir a la escuela y a la universidad porque ahí los hombre son muy cerrados. No pueden aceptarlo. Es así como retomo mi idea de que debemos acompañar a la sociedad a su propio ritmo.

Imagen

 

Uno de cada cuatro niños no llegará a cumplir los 5 años según cifras de UNICEF. ¿Para usted, cuáles son las causas de esta alta tasa de mortalidad infantil?

Hay 2 niveles. Existe una mortalidad antes de los dos años y otra después de los cinco. En el primer nivel, la tasa es muy alta porque las madres son demasiado jóvenes a consecuencia de los matrimonios precoces. La mayor parte de las mujeres tienen sus hijos a la edad de 15 años y es evidente que el cuerpo no ha terminado de formarse. El problema no es sólo su temprana edad, sino que se quedan embarazadas demasiadas veces. La media de hijos que tiene una mujer afgana es entre seis y siete, por lo que es muy común que las mujeres queden embarazadas diez o quince veces. Junto a este panorama, lo común es que la mujer dé a luz en su propia casa, lo que pone en riesgo la vida de los niños y de las madres.

Otro problema es el clima. Afganistán es un país muy difícil para los adultos así que imagínense para los niños. Hace muchísimo frío en invierno y demasiado calor en verano. Las condiciones de higiene son mínimas. Por ejemplo en Kabul, la capital, prácticamente no hay agua corriente. En estas condiciones cualquier resfriado es causa de mortalidad. Si en Europa es grave que un bebe tenga gastroenteritis, en Afganistán apenas logra salvarse. Así que en este país sólo sobreviven los niños que nacen con una salud de hierro.

El segundo nivel son los niños que no llegan a los cinco años. Su alta tasa de mortalidad se debe a la falta de vacunación. Un niño en Afganistán puede morir de cualquier enfermedad que en Europa prácticamente ya no existe.  Por ejemplo, la polioIncluso en la época de los talibanes se aceptaron las campañas de vacunación y se logró erradicar la enfermedad. Hoy existe el riesgo de que se vuelva a propagar la polio porque los vacunadores tienen miedo de volver a regiones donde han matado a sus compañeros. La mezcla de todo lo que os he dicho anteriormente es lo que genera que la tasa de mortalidad sea muy alta.

Mariano Aguirre, director del Norwegian Peacebuilding Resource Centre (NOREF), afirma que “los resultados visibles en Afganistán, no concuerdan con el dinero invertido” ¿Qué le respondería?

Le diría que precise de lo que habla porque en cuanto al dinero invertido – aquél que dan los donantes –  muy poco llega realmente a Afganistán. Cuando un país decide dar un crédito para ayudar a otro, comienza por hacer un estudio. Primero, envía a expertos que son muy bien pagados y alojados en las mejores condiciones: hoteles de 300 euros la noche, coche blindado, guarda espaldas, etc. Así que sólo el estudio va a costar muy caro. Mas o menos, la mitad del presupuesto previsto, se gasta sólo en la reflexión y en hacer estudios. Después, se busca la colaboración de organizaciones para que intervengan en el territorio, lo que cuesta todavía más caro. Al final, la suma que se ha invertido directamente en la sociedad afgana, no llega ni siquiera al 10%.

Nos preguntamos: ¿quién es el beneficiario de este dinero? El país donante. Estados Unidos, por ejemplo, hace una oferta para intervenir en Afganistán con medicinas, comida… No importa si hay otras organizaciones internacionales que quieran hacerlo, sabemos que será una empresa norteamericana quien se quede con el dinero, así la suma volverá a EE.UU. Es decir, cuando pensamos en la suma total : 5 millones de euros,  es posible que el donante reciba de vuelta el 90% de la inversión.

Me gustaría saber si para usted se puede tener realmente esperanza en el futuro de Afganistán.

Lo que hay que tener en cuenta es que el problema de la región no es Afganistán, sino más bien Pakistán. Habrán elecciones, que en mi opinión no resolverán el problema, y debemos presionar a Pakistán para que deje de apoyar a la insurrección armada y, sobre todo, a los grupos talibanes.  Debemos acordarnos que Bin Laden estaba en Pakistán y no en Afganistán.

Hay que respetar el ritmo de Afganistán y sus maneras. No le podemos pedir lo imposible. Hay que mirar a Afganistán con otros ojos. Es una democracia, rara, pero lo es. Hay una Constitución que defiende la igualdad con las mujeres y, aunque quede mucho camino por recorrer, es el único país que tiene pilares democráticos en la zona. Afganistán tiene al menos 15 canales de televisión independientes, hay todo tipo de prensa en diferentes lenguas y no existe censura.

Sí, yo tengo la esperanza de que Afganistán se desarrolle. Tiene muchos recursos naturales y potencialidad para seguir creciendo.

 Entrevista publicada en elinquirer.com el 17 de marzo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s